La vida sin pañal mola mucho más

5 consejos para afrontar el control de esfínteres

Aunque el verano nos dejó, el otoño sigue siendo una buena época para dar ese paso que tanto temen algunos padres… quitar el pañal. Porque sí, muchos valientes aprovechan esta temporada para empezar con el difícil proceso que desde aquí denominamos La vida sin pañal mola mucho más.

bebé pañal


Para ello, en este post contamos con la ayuda de un experto psicopedagogo que lleva más de ocho años lidiando con estos temas en una escuela infantil (y que casualmente es mi señor esposo). Mi maridín Alfredo Sainz nos da algunas claves para llevar este proceso lo mejor posible. Además, lo tendremos por MAraMA en más de una ocasión proporcionándonos consejitos varios.

1. El niño tiene que estar preparado. Aunque muchos padres optan por comenzar el proceso en verano, ya que resulta una estación muy cómoda (tienen más tiempo para dedicarle a sus hijos, los niños llevan menos ropa y la colada se hace y se seca antes, etc.), no todos los peques están preparados para comenzar en esta fecha. Cada niño es un mundo y necesita su tiempo (para que os hagáis una idea, este proceso puede darse entre el año y medio y los tres)

2. El niño te dará pistas. Para saber si ha llegado su “hora” tenemos que estar atentos e interpretar las señales que nos dan:

  • Se levantan con el pañal seco por las mañanas. Esto nos indica que su vejiga está madurando que comienza a retener más el pis
  • Te indican verbalmente que van a hacer sus necesidades en el pañal con “pis”, “caca”, pañal”…
  • Protestan o se ponen nerviosos cuando sienten el pañal sucio
  • Piden explícitamente que no les pongas el pañal

3. Elige un momento tranquilo y de rutina. El niño tiene que estar en un ambiente tranquilo y relajado, que facilite la asimilación de este cambio. Lo ideal es que la retirada del pañal se lleve a cabo dentro de días “comunes y corrientes”, donde se tengan unas rutinas marcadas (si planeáis hacer un viaje, estar muy poco en casa o tener muchos invitados en la misma, mejor posponerlo para cuando estéis más tranquilos)

4. Preparados, listos…¡¡ya!! Una vez comencéis, lo ideal es que únicamente le volváis a poner el pañal en el momento de la siesta y por la noche. Sin pañal:

  • Los primeros días-y aunque el peque no nos lo pida- lo sentaremos en el WC cada 15/20 minutos (este intervalo lo podéis ir espaciando o disminuyendo en función del control del niño).

Una vez esté sentado en el WC hay que verbalizar el proceso para que lo vaya asimilando y reforzarle positivamente cuando lo consiga con frases tipo:

  •  “No llevamos pañal porque ya somos mayores”
  •  “Vamos a hacer caca y pis en el baño como papi y mami”
  • “Cuando tengas ganas de hacer caca o pis hay que decírselo a papá o a mamá”
  • Cuando lo consiga: “¡¡Muy bien cariño!! Eres un mayor y lo has hecho muy bien, como los niños grandes”

*Ojo! Si en 5 minutos sentado en el WC no ha hecho nada, es mejor que lo levantéis para que no se convierta en una experiencia traumática.

Una vez vayáis conociendo las frecuencias del niño se puede ir espaciando las visitas al baño. Y lo mismo pasará al retirar el pañal de la siesta y la noche: cuando se vaya despertando con el pañal seco, se le irá retirando.

5. Cada cual, su ritmo. Un último consejo…muchísima paciencia…cada niño tiene su ritmo madurativo, así que nada de estrés y mucho menos compararse con el de al lado. Armaos de valor y, sobre todo, de detergente de lavadora y fregasuelos :-p. Os esperan unas semanas un poco estresantes paro también de momento divertidos que seguro recordareis en cariño en un futuro. La vida sin pañal os espera, valientes!!

Y a vosotros, ¿qué tal se os está dando el proceso?¿Alguna anécdota divertida que contar? Si es así, déjanos tu comentario por aquí abajo :)

Hasta MAraMA!!

Lisi

2 comentarios Añade el tuyo
  1. Yo lo intenté este junio/julio. Mis mellis tenían 19-20 meses. Hacía mucho calor y tenía a los peques en pelotas ya q el pañal me resultaba una crueldad. Fui demasiado anárquica y ellos no estaban preparados. Básicamente, a cada cara sospechosa les colocaba en el orinal de ikea, q, desde entonces ornamenta nuestro salón. Cacé una caca y un pis… Se me escaparon muchos… Y harta de limpiar meadas con mi bombo orbital de 7-8 meses, aborté misión. A ver este invierno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *