Los esenciales durante el postparto

El posparto ha sido para mí uno de los momentos más duros en esta aventura de ser madre. Siempre pensé que sería el parto, porque es de lo que más se suele hablar (y del momento que más malas experiencias te cuentan). En mi caso el parto fue bastante bueno (ya os hablaré de él) y el postparto malo (sobre todo a nivel anímico…la revolución de las hormonas). Quiero dedicar un post a hablaros de lo que sentí en ese periodo, pero hoy traigo un listado de los esenciales durante el postparto y que a mí me han ayudado a llevarlo mejor. Ojo, os hablo desde mi experiencia, que tuve un parto vaginal con episiotomía, por lo que algunos imprescindibles pueden variar en cesáreas o partos vaginales sin puntos.

ESENCIALES DURANTE EL POSTPARTO

Compresas tocológicas, las reinas de los esenciales durante el postparto

Este apartado parece obvio, pero es importante destacar algunos aspectos:

  • Elige las de celulosa. Son las que facilitan en los hospitales públicos y las más recomendadas si tienes puntos (las de algodón se pueden enganchar).
  • En cualquier caso, es importante usar las de maternidad, ya que son las que mejor transpiran. Es vital mantener la zona limpia y seca para evitar infecciones.
  • Serán tus compañeras durante gran parte de la cuarentena, así que si encuentras alguna oferta, coge más de un paquete. Ten en cuenta que hay que cambiarse muy a menudo.

Productos para el cuidado de la herida

  • Un jabón neutro o alguno específico para la higiene íntima. Yo combiné ambos.
  • Gasas. Muy importantes para secar la zona. Yo tenía obsesión por no coger una infección, así que al principio, preferí usar gasas a una toalla. En la farmacia me recomendaron las de Medicomp y me gustaron porque son muy suaves.
  • Septogin. Me lo recomendó mi ginecóloga y me fue de maravilla para limpiar la herida y acelerar su cicatrización. Yo me lo aplicaba justo después de lavarme la herida (de media, unas tres veces al día).
  • Aceite de rosa mosqueta. Una vez que los puntos se han caído y la herida ha cicatrizado, viene bien aplicarlo con un masaje para ayudar a la zona a recuperarse. Fue otro de los consejos de mi ginecóloga.

Para ser fiel a mi estilo, organicé todas estas cosas en una cestita que coloqué en el lavabo. Es muy cómodo tener todo a mano y en un mismo sitio (sobre todo porque cuando eres madre aprendes a optimizar el tiempo, que brilla por su ausencia).

Revisa tu botiquín

Sí, porque algunos de los esenciales durante el postparto se encuentran ahí. No me gusta recomendar medicamentos, pero simplemente os voy a contar cuáles utilicé yo.

  • Paracetamol e Ibuprofeno. Los suelen facilitar durante la estancia en el hospital para aliviar los dolores después del parto. Yo seguí tomándolos en casa, ya que tuve molestias durante dos semanas más. La matrona me recomendó el Ibuprofeno para aliviar las hemorroides que me salieron después de dar a luz.
  • Micralax. Ay, esto sí que me pilló por sorpresa. Normalmente, cuando ingresas en el hospital, te ponen un enema para evitar que entre empujón y empujón, hagas aguas mayores (algo que es totalmente normal). A mí me lo pusieron y me dejaron bien vacía y tardé unos días en regularme, lo que sumado al miedo de ir al baño (por la herida) hizo que lo pasara un poquito mal. Una enfermera me recomendó Micralax y mano de santo (aunque es importante no abusar). Otra opción más natural son las semillas de lino.
  • Pastillas de Arándanos. Esto sí que es totalmente opcional, pero si hay infección de orina va muy bien. Como me tuvieron que sondar tres veces, cogí infección y las pastillas de Cistitus Forte que me recomendó mi matrona me vinieron muy bien para aliviarla.

Ropa cómoda

Otro de los esenciales durante el postparto. Estás hinchada, no te encuentras bien, no tienes ganas ni fuerzas de mirarte al espejo y si además estás con lactancia materna… necesitas ropa cómoda en tu armario. Mis grandes aliados han sido los camisones de maternidad (me tiré una semana en casa vistiéndome sólo así), los leggins premamá (sí, volver a ponerte tu ropa de antes lleva un tiempo) y partes de arriba amplias (y si das el pecho, lo más cómodo es que sea con botones o cremallera). Yo evité durante casi un mes los pantalones vaqueros o muy ajustados, ya que me molestaban en la herida.

Mención especial para la ropa interior. Las braguitas de algodón (y de cuello vuelto) de las que os hablé en el post de la bolsa para el hospital de la mamá, son muy cómodas ya que al ser altas, te recogen un poco más la tripita y sujetan mejor la comprensa. Y si estáis dando el pecho, los sujetadores de lactancia se convertirán en grandes aliados.

Popurrí de esenciales durante el postparto

No quería terminar este post sin mencionar otras cosas que a mí me han venido muy bien.

  • Cojín de lactancia. Os he hablado mucho de él en varios post. Lo utilizaba para dormir durante el embarazo y en el postparto me vino muy bien para dar el pecho al peque. Ojo, si estáis con biberón es igual de imprescindible, ya que ayuda a tener mejor postura y a no cargar la espalda.
  • Cojín de lectura. Lo he usado más que en toda mi vida y no precisamente para leer. Por las noches doy el pecho al peque en la cama y me va de maravilla para no dejarme ni la espalda ni los riñones.
  • Sillón. Cuando estaba embarazada estuve pensando en hacerme con uno, pero luego lo descarté porque pensaba que tampoco era tan necesario. Finalmente, acabamos comprando uno, porque entre las hemorroides y los puntos, cada vez que me tenía que sentar y levantar de nuestro sofá (más blando y con el asiento más ancho) era un sufrimiento. Probé en una silla, pero al no tener brazos era muy incómodo. Así que tanto si das pecho como biberón, un sillón se convertirá en el lugar más cómodo.
  • Botellas de agua. La lactancia materna da mucha sed. Así que mi botella de cristal siempre está pegada a mí. Además, es importante estar bien hidratada para eliminar todo el líquido sobrante (yo me hinché muchísimo después del parto y no me valían ni mis zapatos).
  • Pureland. No sólo para posibles grietas en los pezones, sino también para los labios. Se secan muchísimo durante el parto y el postparto.

Pero los esenciales más importantes durante el postparto son la paciencia y el cariño. Paciencia para asimilar tu nueva situación, para volver a ser tú, para adaptarte a todos los cambios de tu vida y de tu cuerpo. Y cariño, no sólo hacia tu bebé, sino también hacia tí. No te juzgues ni te presiones. Quiérete y déjate querer.

ESENCIALES POSTPARTO

Y para vosotras, ¿cuáles fueron los esenciales durante el postparto?

¡Hasta MAraMA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *