Copa menstrual: beneficios y cómo utilizarla

La copa menstrual ha sido un auténtico descubrimiento para mí. De un tiempo a esta parte, estoy intentando que mi estilo de vida sea más respetuoso con el medio ambiente. Para ello, estoy buscando productos más naturales y alternativas para no generar tantos residuos. La copa menstrual me ha ayudado muchísimo en este sentido. Es solo uno de sus muchos beneficios. En este post te cuento todos y además cómo utilizarla. ¡Dentro post!

 

Los cinco beneficios de la copa menstrual

  1. Es ecológica. Como te decía, es una opción muchísimo más respetuosa con el medio ambiente que los métodos más tradicionales. Se estima que un año se desechan 45 mil millones de compresas y tampones en todo el mundo. Además, tardan unos 300 años en degradarse (incluyendo sus envoltorios).
  2. Es más económica. Y es que aunque la inversión inicial es mayor, a la larga es más rentable. Es un producto que dura 10 años y que tiene un precio que puede ir de los 15 a los 30 euros. Antes de que termine el primer año estará totalmente amortizada.
  3. Es más cómoda. Infinitamente más. Una vez que aprendes a colocartela bien, te olvidas de que la llevas puesta. Además, la copa menstrual no hace falta cambiarla tan a menudo, lo puedes hacer cada 10-12 horas.
  4. Es más higiénica. Sí, estás leyendo bien. Yo antes de empezar a utilizarla, pensaba que no era así por el momento de sacarla. Pero, si se hace bien, no te manchas en ningún momento y además, con este método, se recoge la sangre y no se absorve. Por eso, se eliminan olores.
  5. Ocupa mucho menos espacio. Si antes tenía que destinar un cajón entero para guardar compresas y tampones, además de un trozo del armario para los paquetes que tenía extra, ahora solo necesito un pequeño espacio dentro de un cajón. Para el momento de viajar, exactamente lo mismo.

Posibles inconvenientes

Digo posibles porque antes de utilizarla pensaba que lo serían más. Al final es adaptarse e ir haciéndote (no existe la perfección en esta vida).

  1. La colocación. Al principio, puede costar un poco dar con la colocación correcta, pero todo es cuestión de ir adaptándose y conociendo mejor la copa menstrual.
  2. Puede dar cierta inseguridad al principio. Derivado del primer punto, viene este. Y es que si no la colocas bien puede haber algún escape. Eso genera inseguridad, sobre todo cuando se está fuera de casa. Nada que no se solucione con la práctica. :)
  3. Es más engorrosa de cambiar fuera de casa. Este punto sí que no lo discuto. Yo lo que hago es que trato de cuadrarlo para no tener que cambiarla ni en el trabajo ni en ningún sitio público. Pero obviamente, a veces es inevitable. Si ese es el caso, puedes llevar una botella de agua y enjuagarla. A unas malas, con papel higiénico.

Cómo se utiliza la copa menstrual

La copa menstrual que compré traía dos unidades. Una de ellas la tenía sin abrir, así que me viene fenomenal para este post.

IMG_20200504_164731-01

  1. Lávate bien las manos.
  2. Busca una postura cómoda.
  3. Dobla la copa como mejor te apañes. En las siguientes fotos puedes ver varias formas de doblar la copa menstrual.IMG_20200505_194750-01IMG_20200505_194806-01 IMG_20200505_194756-01
  4. Una vez que la tienes doblada, hay que introducirla hacia atrás y hacia arriba. Igual que un tampón, pero sin introducirla tanto. Una guía que te puede ayudar es cuando la bolita inferior quede al ras de los labios vaginales.
  5. Aprieta un poco la base o gírala para que haga el efecto vacío.

IMG_20200505_194840-01

Para retirarla, simplemente pellizca un poquito la base para quitar el efecto de vacío, sujétala de la base y sácala con cuidado.

IMG_20200505_194850-01

Cómo limpiarla

Antes del primer uso hay que esterilizarla (fíjate en lo que ponga en las instrucciones de tu modelo). La mía viene con este recipiente que se puede meter al microondas.

Para limpiarla entre usos, se puede hacer con agua o con agua y jabón neutro.

Y una vez que has terminado con la regla, lávala muy bien y esterilizala. Tira el agua, déjala secar y consérvala en su recipiente hasta el próximo uso.

copa menstrual
El modelo que yo tengo se mete en este recipiente con un poco de agua y al microondas. Después se vierte el agua y se deja secar bien.

Qué tener en cuenta a la hora de comprarla

Hay muchas marcas en el mercado, pero sí que te recomiendo que te informes de varias. Yo busqué bastante información y pregunté en mi farmacia de confianza. El modelo que escogí es este de enna y la verdad es que estoy muy contenta. Os cuento los motivos.

  • Es de silicona líquida biodegradable de grado médico. Es muy importante que el material sea de calidad.
  • Venían dos unidades, algo que me parece práctico por ejemplo, para el tema fuera de casa.
  • Incluía el contenedor para esterilizarla y almacenarla.
  • Tenía varias tallas. Yo cogí la M-L, pero la talla más pequeña lleva aplicador.
  • El precio al que la compré yo (en julio del año pasado) fue de 30 euros. Así que me pareció que la relación calidad precio era muy buena.

IMG_20200505_194932-01

Hasta aquí el post de hoy. En mi Instagram TV os he dejado un vídeo sobre este tema.

Espero que os haya servido de ayuda y que si todavía no la utilizáis os animéis a hacerlo.

Nos leemos pronto y… ¡hasta MAraMA!

 

 

 

2 comentarios Añade el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *