Lavado de cara al baño: propuesta low cost

Hace casi un año hicimos un lavado de cara al baño. Estaba un poco cansada de los tonos chillones y como es pequeño, me apetecía que tuviese una estética más relajada. El resultado me encanta y además, invertimos muy poco dinero. Hoy os enseño el antes y el después. ¡Dentro post!

Las claves para dar un lavado de cara al baño con poco dinero

Tenía claro que quería darle otro aire al baño, pero no gastar mucho dinero. Esto fue lo que hice.

  • Reutilizar lo máximo posible. Por ejemplo, el mueble. En su día cuando lo compramos se confundieron y nos lo trajeron todo en blanco. Por aquel entonces moría por los tonos pistacho (me dio muy fuerte, incluso lo puse en la cocina, como podéis ver en este post). En vez de cambiarnos el mueble, nos mandaron solo la puerta en verde, así que la otra se ha pasado 6 años en el trastero. A veces, quien guarda, halla. También aprovechamos el foco y la barra de las cortinas.
  • Aprovechar las ofertas. Esto es clave. Si es un proyecto que no te corre mucha prisa, espera a la temporada de rebajas. Gracias a eso, compré las cortinas casi a la mitad de precio.
  • Apuesta por la sencillez. Menos es más. Tenía claro que quería poner baldas (para ganar en almacenaje y darle un toque más cálido), así que me decanté por la opción más económica: comprar un tablón de madera que cortaron a medida y unos soportes básicos. Para los accesorios, como tenía claro que quería combinación de blanco y bambú, finalmente compré un juego completo (vaso, vaso para cepillo de dientes, dos jaboneras, papelera y escobilla) y además en un material resistente (plástico). Y para la decoración, elegí cosas sencillas y económicas.
  • Sopesa el uso real del espacio. En nuestro caso, es el segundo baño de la casa. No nos duchamos en él (de hecho la ducha la utilizamos como zona de almacenaje), pero sí que es el aseo que utiliza el peque. Así que tenía claro que quería que además de bonito, quedase práctico y versátil, por si necesito seguir haciendo cambios en el futuro (añadir alguna estantería más o un carrito, por ejemplo).

El antes y el después del lavado de cara al baño

Creo que las fotos hablan por sí solas. :)

  • El espejo es de Lola Home y los tiradores de Leroy Merlin (los cambiamos sobre todo por seguridad, porque los otros eran muy picudos). Las cortinas son de H&M home. Ya no están las mismas, pero he encontrado otras similares. (yo las compré por 12 euros en las rebajas de verano).

 

 

 

Lavado de cara al baño_ antes
Antes reinaba el pistacho
Lavado de cara al baño_ después
Ahora los tonos neutros y claros, combinados con verdes
  • Las baldas (un tablón de madera cortado a medida)  y los soportes son de Leroy Merlin. La planta con el macetero de Ikea; el cesto de El Corte Inglés y la estrella me vino de regalo en un pedido de Lolahome.es. El tarro de cristal era de mi madre. Lo rescaté del pueblo para meter ahí las pastillas de jabón. Doble función: decoración y almacenaje.

20190820_182431-01

20190904_214148 (1)-01

Los accesorios son de Amazon, pero ya están descatalogados. Son de plástico y bambú. He encontrado estos en otra web, pero no está el kit completo.

20190904_214135-01

Un baño para el día a día

Como os comentaba, este es el baño que utiliza el peque. Por eso, lo hemos adaptado para que a él le resulte lo más cómodo posible.

La torre de aprendizaje está hecha con estos dos taburetes de Ikea. La idea es que cuando la dejé de usar, podamos desmontarla y utilizarlos para otra cosa. El reductor y el escalón, también son de Ikea. De los cuentos os hablo en este post de la operación pañal.

IMG_20200419_132703-02

Con poco más de 100 euros, conseguimos dar un lavado de cara al baño y hacerlo mucho más cálido y acogedor. Después de un año, puedo decir que acertamos de lleno. :)

 

¿Qué os parece el resultado?

 

¡Hasta MAraMA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *