Reforma de la cocina: el antes y el después

El año pasado por fin pude cumplir uno de mis sueños desde que vivimos en nuestra casa: la reforma de la cocina. Al final, cambiamos muebles y dimos un lavado de cara al suelo. Lo de los azulejos no coló y esa negociación no pude ganarla. :). Me encantaría tener una cocina más grande (en la que cogiese una isla y una señora despensa) y que fuese más luminosa, pero ahora estoy muy contenta con la reforma de la cocina y con el resultado.  Hoy os hablo del antes, el durante y el despúes de la reforma de una cocina. ¡Dentro post!

 

Primer paso en la reforma de la cocina: pedir varios presupuestos

Esto es fundamental, pedir al menos dos o tres presupuestos. En nuestro caso, para los muebles, pedimos tres . Dos de ellas en tiendas en las que teníamos referencias y otro en una que encontré por internet. Finalmente, nos decantamos por Jordavid Cocinas , la opción que nos recomendaron unos tíos nuestros. Conocían muy bien sus trabajos y nos dieron mucha confianza desde el principio. Hoy os puedo decir que acertamos de lleno. El trato, la calidad de sus servicios y de los muebles son 100% recomendables.

Para el suelo, miramos un par de alternativas y finalmente decidimos hacerlo con alguien de confianza.

Y a la hora de pedir presupuesto, os recomiendo:

  • Intentar llevar una idea, aunque sea aproximada, de los imprescindibles. Yo me tiré casi tres años viendo vídeos de cocina, así que imaginaos, llevaba pensado cada detalle.
  • Dejaros aconsejar. En todos los sitios comentamos cuáles eran nuestros imprescindibles, pero nos dejamos asesorar en la distribución e incluso en los acabados. Ellos son los profesionales y los que más experiencia tienen.
  • Pide lo mismo en todos los sitios. Si realmente quieres hacer una comparativa real de los presupuestos, tienes que pedir exactamente lo mismo en todos los sitios. Por ejemplo, el acabado del mueble o el tipo de tirador.

Obviamente, además de la confianza, la elección final depende de los precios, servicios y comodidades (posibilidad de cambios en el diseño, condiciones de pago…)

¿Qué hago con todo lo que tengo en mi cocina?

Es decir, los muebles, los electrodomésticos y el menaje. Nosotros pensamos en mil opciones para no tener que tirar los muebles que ya teníamos porque estaban en buen estado. Aquí os dejo un par de ideas:

  • Ponerlos a la venta a través de una plataforma de segunda mano. No es lo más fácil de vender, pero seguro que a alguien le puede encajar.
  • Tratar de aprovecharlos en una segunda residencia. En nuestro caso, lo aprovecharon nuestros tíos en su casa del pueblo y nos hizo muy felices. Quedó perfecta en su nuevo hogar.
  • Donarlos. Hay asociaciones que se dedican a recoger muebles y los destinan a diferentes causas sociales.
  • Reciclarlos. Es posible que algún mueble se pueda aprovechar para otro uso o para otra estancia. ¡Dale una pensada!
  • Punto limpio. Si finalmente ninguna de las alternativas anteriores es posible, habrá que llevarlos a un centro especial de tratamiento de residuos.

Con respecto a los electrodomésticos, si están en buenas condiciones, lo ideal es aprovecharlos. Normalmente las tiendas de cocina te los pueden instalar por un módico precio. Nosotros conservamos el frigorífico, el lavavajillas y el microondas. La campana, la vitrocerámica y el horno no pudimos reutilizarlos en la nueva cocina, pero quedaron estupendos en la de nuestros tíos. :)

Y en cuanto al menaje, os recomiendo que aprovechéis para hacer una limpia a lo Marie Kondo. Nosotros donamos bastantes cosas que no utilizábamos.

Organizar el montaje y los plazos, fundamental en la reforma de la cocina

Normalmente, desde que se aprueba el diseño y hasta que se fabrican los muebles, suelen transcurrir 3 o 4 semanas. Tiempo suficiente para ir oganizando todo, especialmente si se va a hacer obra. En nuestro caso como lo único que teníamos que hacer era poner el suelo vinílico encima del que ya teníamos, lo cuadramos de la siguiente manera:

  • En un par de días vaciamos todos los armarios y pusimos todo en cajas.
  • El viernes, desmontamos todos los muebles y se los llevaron a su nuevo hogar.

20190301_232414-01

  • El sábado nos pusieron el suelo vinílico.

20190302_100736-01

  • Y el lunes montaron los muebles. Tened en cuenta que si elegís una encimera de piedra y no de formica, el mismo día del montaje, va el marmolista a tomar medidas. Hasta pasados 7 o 10 días, no tendréis la cocina terminada. Esta fue, sin duda, la peor parte, vivir una semana sin fuego y sobre todo, sin fregadero (¡lo que se utiliza aunque tengas lavavajillas! y no te das cuenta hasta que no lo tienes). Tiramos mucho de horno y de Thermomix.

IMG-20190320-WA0002-01

El momento más esperado de una reforma de la cocina: verla terminada

Es sin duda, el momento de más subidón. Como os comentaba, nosotros estamos encantados con el resultado y nos adaptamos muy rápido a ella. Os voy a resumir a grandes rasgos los imprescindibles que quería en mi cocina y que pudimos hacer realidad.

  • Altura de los muebles. Tanto mi marido como yo somos altos, y los muebles anteriores nos quedaban demasiado bajos. Lo que hicimos fue poner en la parte de abajo, muebles de 80 cm con pata de 10 cm. En la parte alta, hicimos los muebles más cortos para que no quedase muy agobiante.
  • Gavetas y más gavetas. Tenía clarísimo que la parte baja quería que fuese a base de gavetas, porque me parece una solución mucho más cómoda de tener todo mejor organizado y más a mano.
  • Encimera de piedra. La anterior que teníamos era de formica y obviamente, la calidad no es la misma. Además, queríamos el fregadero bajo encimera y eso solo es posible con una opción de piedra. Nosotros nos decantamos por una de Silestone. También sustituimos la mesa (que por cierto hemos transformado y reutilizado en otra zona de la casa) en una barra para ganar superficie de trabajo.
  • Claridad. En nuestra cocina no entra nada de luz natural, así que quería que todo fuese lo más claro posible. Solución: muebles blancos, vitrocerámica blanca y suelo y encimera muy claritos. Para darle un toque más cálido, los muebles que van encima de la barra los pusimos en un tono madera natural. La luz del techo es la misma, pero mirad cómo se ve de diferente en el antes y el después. Eso sí, hemos añadido una tira de luces led debajo del mueble para complementar la iluminación de techo.

20190225_205331-01

Reforma de la cocina

 

20190225_205700-01

IMG-20190910-WA0038-01

20190225_205523-01-01

20190925_194056

Ya os escribiré otro post sobre cómo hemos organizado todo en los armarios. De momento, espero que este sobre la reforma de la cocina os haya resultado interesante. Dejad en comentarios cualquier duda o aportación. Estaré encatada de leerlas. Por cierto, en mi Instagram tv os he dejado el tour de nuestra cocina. :)

 

Nos leemos pronto y… ¡hasta MAraMA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *